¿A cuántas sesiones debo asistir? El dilema de la duración en la Psicoterapia

Autor: Andrea Herrera Proaño , 11/9/2023 1:42:26 11/9/2023 1:42:26 (122 vista)
¿A cuántas sesiones debo asistir? El dilema de la duración en la Psicoterapia

Muchas personas preguntan ¿Cuántas sesiones son necesarias para aliviarme? y no obtienen una respuesta satisfactoria. Tener un plan de tratamiento te ayuda a organizarte y reduce la angustia de no saber si tu terapia está siendo eficaz.

Imaginemos a Juan, un individuo que busca ayuda para superar la ansiedad y el estrés y acude a un terapeuta que no le comparte un plan de tratamiento por escrito. Durante las primeras sesiones, Juan se siente aliviado al compartir sus preocupaciones, pero pronto comienza a preguntarse cuántas sesiones necesitará y cómo progresará. La incertidumbre empieza a afectar su compromiso y confianza en la terapia. Después de unas sesiones, decide dejar de asistir, sintiéndose insatisfecho y desorientado.

Ahora, consideremos a María, quien elige un terapeuta que le proporciona un plan de tratamiento por escrito desde el principio. María sabe cuáles son los objetivos terapéuticos, qué actividades se llevarán a cabo en cada sesión y cuántas sesiones se anticipan. Esto le brinda una sensación de control y claridad sobre su proceso terapéutico. Como resultado, María se siente más comprometida, dispuesta a invertir su tiempo y dinero en el tratamiento, y ve resultados más positivos en un plazo más corto.

La diferencia clave entre estas dos experiencias radica en la presencia o ausencia de un plan de tratamiento escrito. Esto destaca la importancia de proporcionar a los clientes una hoja de ruta clara desde el principio, lo que puede marcar una gran diferencia en la efectividad de la terapia y en la satisfacción del cliente.

Yo soy psicóloga clínica y también he sido cliente, porque la ética profesional implica trabajar mis propias heridas antes de explorar las heridas de otras personas. Así que sé lo que es estar "en la otra silla" y preguntarme ¿este proceso de psicoterapia es el indicado para mí?, ¿estará funcionando?, ¿necesitaré venir varios meses?, ¿o quizá años?.

Estas son preguntas legítimas y comprensibles que pueden generar ansiedad e inseguridad en aquellos que buscan ayuda. Es aquí donde entra en juego una propuesta única y valiosa: la entrega de un plan de tratamiento por escrito que brinda claridad sobre los objetivos terapéuticos, las actividades de cada sesión y la cantidad de sesiones necesarias.

La verdad, no tiene ningún beneficio desconocer cuánto tiempo y dinero invertirás en tu proceso de sanación. La incertidumbre en la terapia es un problema frecuente que puede disuadir a las personas de buscar ayuda o hacer que abandonen prematuramente el tratamiento. En muchos casos, los terapeutas tradicionalmente no proporcionan un plan de tratamiento detallado y, en su lugar, mantienen una estructura vaga o simplemente responden "depende" cuando se les pregunta sobre la duración. Esta falta de claridad puede ser frustrante y desalentadora para los clientes, lo que lleva a una experiencia terapéutica menos efectiva.

Cuando empecé a formarme en Terapias basadas en la evidencia científica comprendí que existe un orden en la determinación de acciones que favorecen la obtención de nuestros objetivos terapéuticos, que hay técnicas con mayor eficacia comprobada que otras, que ser una terapeuta organizada me permite tener mayor claridad de cuántas sesiones vamos a necesitar y que es posible, a través de la psicoterapia, conseguir la vida que queremos tener. Desde entonces, me comprometí a enviar un plan de tratamiento a mis clientes en el que dejo por escrito los objetivos terapéuticos junto al número de sesiones y en cada una de esas sesiones describo brevemente los subobjetivos y las actividades a realizar en esa sesión. 

Obviamente, no es necesario utilizar tanto tecnicismo, puesto que el fin no es que el cliente apruebe el plan de tratamiento, sino que tenga claro que su acompañamiento tiene una estructura personalizada para su caso.

Y ahora podrías preguntarte ¿por qué otros profesionales no lo hacen?. Pueden existir algunas razones, entre ellas:

  • Redactar un plan de tratamiento demanda un considerable tiempo extra que no poseen algunos profesionales, especialmente, aquellos que trabajan para centros que limitan su tiempo de organizarse.
  • Algunos profesionales temen que el cliente haga cálculos mentales del dinero total que va a invertir y abandone el proceso.
  • Algunos profesionales no trabajan desde una postura científica que otorgue claridad de los pasos a seguir para lograr objetivos.

Y es por ello que mi compromiso al compartir el plan de tratamiento busca:

  • Compartir mi valor profesional, aún si me toma tiempo extra, ya que afortunadamente trabajo de manera independiente y puedo organizar mis tiempos para acompañar tu proceso dentro y fuera del consultorio.
  • Aportar claridad y franqueza en tu inversión de tiempo y económica y garantizar tu derecho a exigir que se cumplan los objetivos terapéuticos.
  • Acompañar desde una postura científica que no alargue tu proceso de sanación.

La salud mental es un compromiso social donde los principales actores somos quienes nos hemos formado para garantizar a la población el ejercicio de este derecho. Por ello es importante la actualización profesional, científica y empática.

El artículo ya recibió “me gusta”

office@terappio.com
© Terappio - Todos los derechos reservados