El dolor un evento infalible, el sufrimiento una responsabilidad emocional.

Autor: Mauricio Salgado , 21/2/2023 5:23:27 21/2/2023 5:23:27 (278 vista)
El dolor un evento infalible, el sufrimiento una responsabilidad emocional.

Te has preguntado por el sentido de la vida, tú consciencia logra abarcar y conectarse con la realidad.

La Dolorosa trama del ser humano, escrita en gran cantidad de oportunidades por su propia mano, cuanto tiempo ha de peregrinar en los espacios físicos en que suele habitar, deambular, merodear, sin llegar a ningún lugar.

El sin sentido de estar, de permanecer, de hacer, de lograr, de obtener, de tener, se convierten en muchas vidas, en una inercia que no los lleva a ninguna parte, es más ni siquiera esbozan alguna oportunidad de llegar a conocer, lo que otros antes escribieron sobre la idea de trascender.

Ver una luz al final del túnel, le pudiera dar sentido a la vida, el nacimiento de un hijo, la cercanía de su familia, el descubrir una habilidad que les permite evitar la mano de los que dicen impartir justicia.

La pérdida, la muerte de un ser querido aquello logra removerlos de su ostracismo, que es sino la vida, si no la posibilidad de sentirse vivos, pese a que en muchas oportunidades, nuestra mente nos conmina a transitar por el engaño de la percepción o por el dolor, para poder valorar la factibilidad de reconocer, está y no otra es la única y perfecta opción, de entender que estoy aquí, vivenciando esta dimensión del ser - del sentido-.

Por ello si es importante darle un sentido a tú única y actual opción de estar vivo.     

Hay eventos inciertos; hay casualidades: existe lo que ocurre de manera aleatoria y espontánea, dado por la interacción de las diversas formas de la trama Humana, pero hay otras que son inevitables, una de ellas que marca, libera, bloquea o trauma, es la muerte: De un vínculo, proyecto, estado o relación, aquello que inicialmente rechazamos aceptar, sin saber en el momento que ocurre, que aquello ya pasó, no obstante nuestra condición humana, invierte en energía, en evitar el proceso, en mantenerlo, en bloquearlo, en intentar convencernos que podemos revertirlo, que podemos detenerlo en estado 

Después de un gran gasto de energía, pensando que podemos hacerlo, tenemos la oportunidad de aceptarlo; nos sometemos e integramos esa pérdida como algo propio, que incluso en ese instante nos da un motivo para ser, nuevamente.

El perdonar y perdonarnos, nos permite asumir nuestra fragilidad en la existencia, nos permite algunos instantes para lograr dejar el ego, la necesidad de imponernos, que busca hacernos sentir mas seguros y protegidos, sin darnos cuenta que eso, es creado de una u otra forma por nuestra mente, nuestra psique, para darnos una falsa idea de la propia existencia y su sentido, estado que en muchas oportunidades y opciones o vida ,"no lo es tanto".   

Cuando vemos atisbos de ello, quizás nos desesperanzamos, nos afectamos anímicamente, situación que pudiendo ser previsible, tampoco logra ser productiva.

Que es la vida sino la oportunidad de vivirla, de sentirnos aquí, respirando, observando, sintiendo, experimentarlo.

Muchas veces la pérdida, la muerte si logra conmovernos y forzarnos a conectarnos con nuestras emociones, cuerpo físico sensaciones perceptivas, sacarnos de la inercia de nuestras vidas, de esta realidad, trama creada en la interacción de las mentes que buscan dar un sentido; en que el todo, poco sentido tiene; mas que nublar nuestra consciencia, haciendo creer que es lo esperado.

Vivir y sentir, hacer, darle una orientación a nuestra existencia, eso si vale la pena, reconocernos nuevamente, en el uso eficiente de nuestra  energía, en esta única, posible experiencia llamada vida. -Pues somos seres espirituales, viviendo una experiencia humana- 

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX     

El artículo ya recibió “me gusta”

office@terappio.com
© Terappio - Todos los derechos reservados